sábado, 4 de marzo de 2017

EL ROBO DEL CALIXTINO ¡UN LÍO DE PANTALONES!

EL ULTIMO ESCANDALO EN COMPOSTELA


De dineros y santidad la metá de la metá y qui multo peregrinantur paulo minus santrificantur. Y el que va de romerías se arrepiente al otro día. Pues bien el último escándalo parece afectar a monseñor Barrio. El arzobispo nació en un pueblo zamorano donde defenestran por la fiesta cada año una cabra desde lo alto de la torre parroquial. A este buen prelado parece ser que hay que darle de comer  aparte: se ha atrevido a impartir órdenes presbiterales a dos candidatos homosexuales declarados y hay hablillas en la curia que lo del robo del calixtino fue un lío de pantalones en el que anduvieron metidos el deán, el archivero, los monaguillos y el carpintero que arreglaba los bancos. Descubierto el pastel, todos se apresuraron a echar tierra al asunto. Las peregrinaciones a Compostela aparte de haber dejado de ser fervorosas para convertirse en meros paseos por la campiña han perdido el carácter sacro y penitencial con que caminaban a Santiago para alcanzar la perdonanza los cristianos en la edad media. A mí estas devociones siempre como católico me parecieron sospechosas al estar íntimamente unidas con el escándalo de las indulgencias y las prácticas simoniacas. No se puede comprar el cielo con misas ni limosnas. Y por si esto fuera poco ahora aparecen buharrones empuñando el bordón. Lo que nos faltaba…

No hay comentarios: