jueves, 20 de julio de 2017

WILBERFOSS EL PARAÍSO


Resultado de imagen de wilberfoss





"NATIONALITY IS A GOOD THING, dice James Russell Lowell pero lo universal es mejor" acoté esta cita hace muchos años cuando era lector de español en la Universidad de York, cruzaba cada mañana los puentes sobre el río Ouse, me afanaba, soñaba, entraba y salía por las librerías de lance y bebía cerveza en un pub que llamaban The Tavern in the Town que era un viejo molino de los tiempos de Lanzelote del Lago, el mayor de todo el país.

Inglaterra me sedujo. England made me. Pero es un poaís que ya no existe. Ahora lo llaman Reino Unido. Cultivaba mi alma apasionada y dentro de mi carne y de mi espíritu reventaban en granazón los diviesos de la poesía. Inglaterra acariciaba con su alegre sonrisa. Y mis sueños se columpiaban sobre los arbotantes de la catedral de Santa María. Era como vivir dentro de una burbuja o mejor dicho yo en York probé las mieles de un cuento de hadas.
 
 El acíbar y la vinagre no tardaron en llegar por mis pecados. De aquellas moliendas y reflexiones nació el gusto hacia la buena literatura inglesa. Los poemas de este autor bostoniano al que me le imaginaba en una buhardilla atestada de volúmenes sobre las estanterías con su cuaderno de notas y fumando en pipa los leí yo en aquel pueblo de Wilberfoss donde nació mi primera hija Helen. Leído este libro - dice una apostilla que escribí a lapiz en la pagina de respeto el fin de semana del 24 enero fiesta de la conversión de sam Pablo junto al fuego. yo leyendo y la Suzi haciendo punto". Creo que aquel fin de semana tuve una visión de la cruz y la esperanza mientras leía a los poetas de New England y cantaba con los hippies las canciones de Massachussets. El mundo se iba a alobar.
 
Dejaba de ser provinciano y nacionalista. Todo lo que yo había aprendido ya no me serviría de nada. ¡Tremenda fatalidad! Lo anunciaba aquel iluminado de Boston James Russell Lowell. Yo era un poeta recién casado que leía incasable mientras Suzanne hacía punto para ropa para la infanta que nos iba a nacer. Wilberfoss fue para mí el paraíso
 
 
CONTINUARÁ



No hay comentarios: