lunes, 11 de diciembre de 2017


SAN ISIDORO EL PRIMER ESPAÑOL

Andamos de capa caída días previos a la constitución. La Nicolasa mandó al baúl de los recuerdos ▬ crimen de lesa patria ▬ a los clásicos y ahora pasa lo que pasa. Cataluña en sublevación agitada por los cenáculos del gran contubernio. El New York Times el Manchester Guardian y la mayor parte de la prensa británica no son rusos. Assange es un mala sangre doble agente vierte lastas de gasolina en el gran incendio lemosín ¿O sí?
Nuestros chicos hicieron suyo el lema erasmista de “mihi non placet Hispania” y a los secuaces y a sus educandos bruselenses, amantados por el Coletas y su cuadrilla bogando en mares de ignorancia universitaria, no saben quien era el Cid y en Flandes adonde fue a refugiarse el Pichimón, gran felón, y cara de culo, siguen amedrentando a los niños que duermen poco (el nuevo terror hispanófobo acuna las redes) diciendo que viene el Duque de Alba. Mienten por toda la barba los de la sinagoga catalana y su gran rabino el Arturo Mas sigue escupiendo contra la historia de España cual un feroz nuevo y redivivo Antonio Pérez, el prófugo secretario de estado de Felipe II que se fugó a los Países Bajos con los papeles secretos. Se abate sobre nosotros el odio de los anticristos.
Los demonios meridianos incendian las redes. Yo acudo mientras tanto buscando refugio a mis desconsuelos al gran arzobispo el metropolitano de Sevilla el gran staretz o guía para mi patria descarriada en esta hora en la cual el fiscal de nuestra conciencia tan concienzudo nos recomienda leer y rezar.
Orar dice el autor de las Etimologías es hablar con Dios y leer es escuchar la voz divina hablándonos dende las páginas de los libros. Consecuentemente, escucho la salmodia que consuela a los corazones tristes, vuelve apacibles las mentes, consuela a los aflictos despierta a indolentes y promueve a llanto a los pecadores.
El sublime oficio divino asocia al ser humano al mundo arcangélico. Son melismas que nos transportan al Tabor de la Redención. En lo alto está Jesucristo.
Pienso en ello mientras me sumo a la dulce melopea del canto de vísperas este día de san Andrés la nieve en los pies consumado el ciclo que cierra el año litúrgico. Es este canto de vísperas como subir a un carro con alas. Me siento más libre. La oración es fuente de salvación. Hoy se reza poco y se habla mucho y con poco conocimiento. Cunde los charlatanes de plazuela. Cacarean cual gallinas cluecas las vírgenes necias amigas y conocidas más coños grandes y caras de culo ¿por donde andarán las vírgenes prudentes? Es la hora de la bestia.
Tozudo es nuestro empeño. Estamos solos a pie de obra defendiendo la bandera.
San Isidoro lanza anatemas contra obispos libeláticos pontífices indignos y los príncipes tiranos los políticos corruptos que nos sojuzgan pero advierte: “Dios permite que reinen los tiranos a causa de los pecados del pueblo” esto es que tenemos los gobiernos y los periodistas que nos merecemos, pues breves son nuestros pasos por el mundo y la pleita de la vida se teje con el tejemaneje de los negocios y los días respectivos”.
El justo suele vivir largos años pese a la fatiga de lo terreno y la añoranza del paraíso. No así el impío.
El obispo hispalense amaba el culto litúrgico en todo su esplendor. Creó un misal propio inspirándose en el rito milanés de san Ambrosio y en san Basilio.
El rito visigótico o mozárabe vigente en los calendarios y menologios hispanos desde el 611 hasta el 1085 cuando Alfonso VI, a instancias de Cluny y de los monjes cistercienses, lo cambia por el ceremonial romano es un homenaje al alma ardiente de Iberia.
Yo me imagino a nuestro padre san Isidoro revestido de pontifical con los ornamentos propios de los sacerdotes de la antigua ley inaugurada por Aaron: mitra, túnica, tunicela, estola, brazalete o manipulo, ceñidor, humeral o efod y estola de los sacrificios. Muchas de estas prendas del sacerdocio de Melquisedec que ha perdido la iglesia latina se conserva en la pompa y el boato de las vestiduras episcopales del Oriente cristiano. Para renovarnos en la fe del bautismo y para bañarnos en las aguas del Jordan de la gracia deberíamos de regresar a las fuentes. Nos salen al encuentro nuestros pasos perdidos.
domingo, 03 de diciembre de 2017







No hay comentarios: