miércoles, 27 de julio de 2016

MULIEREM FORTEM QUIS INVENIET?




LA PERFECTA CASADA FRAY LUIS DE LEÓN

 

"del mirar nace el amar" nos dice fray Luis de León en su "Perfecta Casada" cumbre de la literatura ascética castellana. Out of sight out mind que dice los ingleses o lo que es igual ojos que no ven corazón QUE NO SIENTE.
Nos regala fray Luis con su gran prosa sus conocimientos bíblicos y sus buenos consejos extraídos del libro de la sabiduría pues era converso y en salamanca enseñaba Hebreo y Griego. El ser humano no cambia y las relaciones entre el hombre y la mujer siguen siendo tan problemáticas como en la edad media. Fuimos expulsados del paraíso dicen que por el pecado de Eva. Parirás los hijos con dolor y ganarás el pan con el sudor de tu frente. Esta obra es un antidoto contra la revolución feminista y la soberbia del principio de seréis como dioses. El síndrome de la torre de Babel que aqueja a la sociedad moderna. Glosa los versículos del Liber Sapientiae. Quien encontrará a la mujer fuerte Mulieren fortem quis inveniet?, que cantaban los subdiáconos en aquella epístola, según la liturgia antigua, que a mi me dio pie para escribir una novela.

Por otra parte es un canto a la dignidad de la mujer glosando la enseñanza de san Pablo sobre el matrimonio. La base del matrimonio cristiano consiste en ser un mismo espíritu en una misma carne, un alma en dos cuerpos que se conjugan al unísono. Hoy esta filosofía no es de recibo porque la decadencia de las relaciones matrimoniales degenerando en la violencia de género constituye una de las causas del ocaso de occidente.

Acecha el libertinaje a nuestras vidas, se destruye el amor. sin embargo habría que advertirle a fray Luis, con san Agustín que las romeras son un bien de la república, y unas son ermitas y otras catedrales para alivio de las pasiones caminantes. La cosa no parece tener enmienda desde el principio hasta el fin de los siglos.

Padecen los hijos. Se desintegra la sociedad. Pues te pega tu Paco ay Paco. "Pagóle al marido con bien y no con mal todos los días de su vida" escribe en el tercer capitulo. "Que es un verdugo me dices... pues es tu marido. ¡Es un beodo!... pero el ñudo matrimonial lo hizo contigo uno". "Que es áspero y desabrido, desapacible" "Pero miembro tuyo y el más principal" escribe el autor citando a san Basilio. La perfecta casada es dulce hacendosa paciente y trabajadora. Se levanta al alna y cuida de la hacienda. Se desentiende del cuidado de afeites y ricos brocados. Ha de alegrar y aderezarse bella para agradar al esposo. También hace hincapié en las recomendaciones paulinas al esposo "amad a vuestras mujeres y no tratarlas como criadas". Porque más bien son reinas. Emperatrices del hogar. Y donde están ellas fluye encanto y armonía. Los frutos del espíritu son amor y gozo, paz y sufrimiento, largueza y bondad, mansedumbre, fidelidad, modestia y templanza (Carta a los Galatas, cap V, v. 31). la mujer fuerte trata bien a los de la casa se lleva bien con las vecinas, no riñe ni alborota; no anda chismorreando de puerta en puerta con perquisiciones hablillas y tercerías. "Porque engaño es el donaire y burlería la hermosura. La mujer temerosa de dios es digna de loor. Propone como modelo a Judith, Esther, Raquel y otras grandes féminas de la Escritura, las mujeres fuertes de Israel y en ello se refleja su ascendiente judío algo que levanto sospechas en la Inquisición. Le metieron preso cinco años bajo recelo de marrano judaizante y, cumplido el lustro de su última disertación, al volver a su cátedra empezó la clase con un "decíamos ayer" que ha hecho historia. Longanimidad y tolerancia son cualidades del varón justo. Pues quien encontrará a la mujer de valor. Raro y extremado es su precio, digamos con el Libro de la Sabiduría. Ese es el ideal luego viene el desencanto y la frase terrible de la mater como era mía. En afrenta a la ley de Dios. Del dicho al hecho, un trecho.

No hay comentarios: