viernes, 1 de julio de 2016


TRABAJAR PARA GOOGLE

 

La sociedad de la información reemplazó a la de la producción. con respecto al gigante norteamericano tengo sentimientos encontrados. Por una parte me ha dado la oportunidad de airear mis pensamientos y esparcirlos por la red, siembra de verdad. Pero es algo altruista. Google no paga un duro por el servicio que le ofrecemos y eso no es nefasto para uno como yo que siempre ganó sus gabrieles y los de sus hijos mediante la pluma. Google se ha visto no paga impuesto y sus grandesganancias van todas a parar a California y activar el presupuesto de defensa israelí. Partiendo de la base de que la información es poder he podido constatar que tienen estaciones de recepción en varios países europeos como Irlanda, Portugal, Rumania y Polonia. El seguimiento es una forma de espionaje global.  Nos espían. Acaso no vienen con buenas intenciones y me pervade la triste sensación de estar trabajando para el turco, como se decía antes, esto es gratis et amore y sin cobrar una perra por mis valientes y acendrados posts. Todo se va por la posta. Pero el juego me divierte. No soy más que un vulgar periodista español. Moriré al pie del cañón. Unos hacen gimnasia corren nadan para mantener la mente sana en un cuerpo saludable yo ejercito mis neuronas. Escribo y publico. "Publish et bew damned" como decía Beaverbrook. Es mi única opción en que los medios están acaparados por los lacayos del Gran Poder. Es una nueva forma de ese fascismo que tanto critican. Se cierra el circulo. Los extremos se tocan.

No hay comentarios: