martes, 8 de noviembre de 2016

EL GOLPE EN HUNGRÍA FRACASÓ

En Hungría aquel mes de noviembre seis decenios atrás el golpe de la CIA fue un  chapuza y fracasó en parte porque la población húngara no secundaba los planes orquestados por el Pentagono y porque estaban hartos de los mandamases que hablaban de democracia, los capitostes se llenaban los bolsillos y el pueblo  moría de hambre. Ya habían sufrido durante los sucesos de la guerra mundial la opresión nazi. Los hungaros nunca fueron un pueblo antisemita. La historia no es como  nos la cuentan los "teólogos del Schoaá". Sin ir más lejos, y por pura humanidad, Franco salvó a los judíos perseguidos en Europa del Este. Fueron multitud. Una iniciativa personal, porque Sanz Briz, el mebajador español en Budapest, no tomaba una decisión sin consultar con el Palacio de Santa Cruz. Lo dije yo en mi libro "Franco y Sefarad un amor secreto" me llamaron conspiranoico, me insultaron y ultrajaron. Llovieron contra mí denuestos contra todos los lados. Es fácil cosa poner eb nerlina a un pobre periodista. Los hechos sin embargo, me dan la razón a posteriori; abrí brecha y ayer los del Mundo publicaron el libro de uno que abona mi tesis.
La decisión que incitó al Politburó a enviar los tanques fueron la consecuencia del malestar en el Kremlin por la revolución de los doctores y los procesos de Moscú tres años previos. Se dice que unos medicos judíos habían envenenado al dictador y prepraraban un golpe en la Unión Soviética.
El pueblo de la gran Panonia se solidarizó en gran parte con los soldados rusos, que no masacraron a sus oponentes como estamos viendo ahora por las calles de las ciudades Sirias, guardando una acitud opcupante de "low profile". 
No pocos hungaros consiguieron salvar sus vidas o  huyó del país en busca de nuevas oportunidades en el Oeste.
A resultas del fracaso del "putsch", Imre Nagy, el hebreo que presidía el Consejo de Ministros, fue llamado a Moscú y luego sería ajusticiado. Pero si el golpe fracasó en Budapest, tendría exito en Varsovia (Wojtyla trabajaba para el servicio secreto americano) y en Bucarest aquel cruel mes de diciembre de 1989 cuando el mundo presenció la ejecución en directo de su presidente Ceaucescu y de su esposa. Demasiada sangre. 
La gran Rumania siempre será para mi un pais mártir y ahora se encuentra en manos de los norteamericanos. Media población está fuera del país. La política del Departamento Estaunidense es llevar la guerra y el conflicto lejos de sus fronteras. En España dieron un medio golpe en el 81 y han vuelto a darlo ahora con Podemos. El Coletas es un "mandao" a su servicio. Con él controlan la izquierda mientras la derecha compostelana es suya al igual que la banca y los medios de comunicación, la iglesia, el ejercito. El deseo de una minoría invluyente de españoles traidores es que nuestro país se convirtiese en un miembro más de la Unión Americana. Todos yanquis. Sobre mi cadáver

No hay comentarios: