lunes, 7 de noviembre de 2016

EL GRAN CARDENAL DE HUNGRÍA, DEFENSOR DE LA FE, NO SUBIÓ A LOS ALTARES why?









MINDSZENSKY CONTRA LOS SIN DIOS

 

 

Satanás tiene el muermo y el diablo ladillas su mujer se las arranca con tenacillas. Tiene el diablo— a quien rinde culto una mujer a la que van a convertir en presidenta USA; entonces esto va a ser una gran tenida— una cualidad de viejo astuto que le vuelve muy poderoso y temible: disfrazarse cambiar de camisa.

Salgo al paso de tales reflexiones al leer la biografía y los escritos de un hombre olvidado y arrinconado: el cardenal Mindszenty cuya vida fue una perpetua pugna contra los sin Dios ( b e z b o n i k i, en ruso, que él hablaba perfectamente.)

Europa está sobre un volcán, escribía este humilde párroco de la “polzsa” húngara partido judicial de Zalaegerszeg en su diatriba contra el freudismo (vino don Segismundo con su retahíla  del psicoanálisis y dijo: pero que os habéis creído, modorros, la vida no es sueño sino sexo) el bolchevismo y los apoderados de la gran banca, los que echaron a Dios de las escuelas es el señuelo de modernidad. Constantino, in hoc signo vinces, poner la cruz del revés. Así que todo lo que ganaron los nuestros en Puente Milvio lo va a hacer trizas la señora Clinton, hilo directo con Satanás. Doña Hilaria que tiene la cara de no haber roto un plato es una pájara de mucho cuidado. Cabalmente, todo un profeta fue este cardenal:

“Los ídolos del nuevo paganismo niegan la existencia de un Dios personal, niegan la eternidad, exaltan únicamente la juventud y la belleza corporal y al dictado de sus leyes eugenésicas permiten la eutanasia. La iglesia siempre combatirá este espíritu pagano”  apuntaba monseñor esta diatriba contra el código de valores de Rosenberg pero este sermón contra los nazis pudiera ser aplicado al hedonismo, al feísmo y al catastrofismo que pervade e impera la Red. La norma del Blut und Boden (sangre y territorio) fue el pretexto para el Anschlusch hitleriano. Pero también “el comunismo es la enfermedad más monstruosa de la humanidad… los niños en vez de nombres de santos adoptan el de Spartakus, Marat, Marcs, Engels o como aquel padre de familia moscovita que bautizó a su hijo con el anagrama de REM, las tres iniciales de la consigna estalinista; Revolución, Electrificación, Moscú… hemos conseguido libertar al niño de la influencia egoísta y brutal de la familia ” Hoy la juventud sin Dios llega a ka escuela celular en ristre. Suprimida las grandes creencias (fe, patria, amor, bondad) las grandes masas pululan por un mundo “conectado e interactivo”. Paradójicamente, el triunfo de la gran comunicación todos estamos incomunicados. Rebelión en la granja. El primado húngaro es la versión profética de Orwell a cargo de un sacerdote católico.

Avizora un mundo feliz empotrado en una sociedad de autómatas egoístas, rebaños de borregos, sopistas y mendigos intelectuales porque desde arriba fomentan la incomunicación y la ignorancia,  expósitos morales, hijos de nadie (bezprisorniki). Modernos hijos de la piedra.

Aumentará la criminalidad juvenil y el alcoholismo. Para demostrar que el obispo no se equivocaba basta lanzar una ojeada a los titulares de los diarios de la mañana tanto electrónicos como en papel. Cultura del botellón. El sorbazo. Desacralización. Las iglesias desiertas donde ofician unos curas que hablan un lenguaje extraño poco evangélico.

Parecen extraterrestres.

Pasó la mayor parte de su existencia encerrado o en un campo de trabajo soviético o entre las cuatro paredes de la embajada norteamericana en Budapest.

Ya, liberado el año 70, viajó a Roma pero en Vaticano le dieron de lado. Claro no se trataba de un cardenal polaco, que trabajaba para el servicio secreto, sino del hijo de campesinos húngaros y tanto sus libros como sus alocuciones por radio desplacieron a sus anfitriones. La Cia tenía otros planes para la caída del muro de Berlín.

Regresaba a los suyos pero los suyos no le recibieron. Así que, con las mismas, volvió a Viena para morir. Gran devoto de la Virgen María se defendió de los embustes de sus detractores haciendo frente a las descalificaciones de hipócrita amigo de los poderosos:

 Mis ojos están puestos en Nuestra Señora que protegió a Hungría a lo largo de su historia, prediqué los diez mandamientos, exalté la dignidad humana he hablado de la justicia y de la caridad, no soy un político… quitad a la Madre de Dios y el antiguo Testamento quedará falto de sentido y de finalidad. Ella es la mujer que aplastará a la serpiente. Ella es Sara, el arca de la alianza, la torre de David y el templo de Salomón

¿Por qué sufrimos? Mindzsenty consideraba el dolor parte de la gracia santificante. Por eso siempre padecerá el justo. El sufrimiento y el presidio fueron compañeros de viaje del sencillo párroco de la región de Trasdanubia. La fe vale mucha más que la vida. Su vocación martirial es un paradigma para los tiempos presentes cuando brama el huracán. Voz que clama en el desierto porque su pensamiento a todas luces no se lleva en los altos pináculos. En la historia de la iglesia, dice, treinta romanos pontífices murieron mártires y dos en el destierro. “El mismo papazgo ¿qué otra cosa es sino un mismo martirio sin cabo ni remisión?” Tales pensamientos pertenecen al espíritu de las catacumbas una moda que hoy no se lleva en los tiempos inmanentes y poco trascendentes en que vivimos. Ahora lo que impera es el poder y la gloria pero Pater Sancte, sic transit gloria mundi. He aquí un metropolita de los años de Pio XII al que yo conocí y a quien se resisten en la Curia a subir a los altares. “Aunque ser católico es permanecer firme contra viento y marea pase lo que pase”.

Panonia punta de lanza de Roma que abría la brecha de los Cárpatos a las cristiandades. San Martín y la legión tebana una buena capa todo lo tapa siempre sentí una predilección hacia el catolicismo húngaro hablaban una lengua misteriosa, prehistórica, que no es indoeuropea y que se relaciona con el finés.

Hungría arrasada por los hunos y después por el gran Kan y después victima de las razias del otomano tierra mártir que conoció la ignominia del tributo de las cien Doncellas. Es hermana de la ortodoxa Rumania los confines del Danubio fueron baluarte del cristianismo y las aguas de este gran río portan en su corriente los valores de una civilización. Maneada  bajo el yugo de la gentuza que explotaban  las riquezas de las tierras fértiles de la penillanura, banqueros y rentistas.

Oré a los pies de la imagen de santa Isabel en la iglesia de San Esteban, visité la gran sinagoga. Es mucho la tierra húngara más complaciente y acogedora que Polonia o Checoslovaquia donde no nos quieren a los españoles. Creo que la capa del bueno de san Martín aquel centurión romano todo lo tapa en ella. Guarda el recuerdo de la batalla de Muhi de la misma forma que los serbios no han olvidado la fecha de 1241 cuando vencieron al Islam en la Batalla del Mirlo. Misteriosa y bondadosa tierra del pan y del vino guarecida tras la  sombra de una corona, san Esteban, y defendida por el escudo de un centurión a caballo, san Martín. Todo es efímero en la historia del mundo. Siempre hay que esperar.

El gran cardenal un soñador para un pueblo la versión húngara de un Cisneros moderno hombre estaminal y de arraigado temple en sus raices patrias; fue in líder desventurado al que devoraron las olas embravecidas de la borrasca política de aquellos tiempos. Una figura política y eclesial como la suya resultaría imposible. Lo borraron de antidemócrata antirrevolucionario —es malo remar contra corriente— un subversivo. ¿El Vaticano después de san Wojtyla se habría rendido a los poderes fácticos, me pregunto?

lunes, 07 de noviembre de 2016

No hay comentarios: