viernes, 25 de noviembre de 2016

HIPOCRESÍA Y VIOLENCIA DE GÉNERO

Coplas de mingo revulgo violencia de genero en general, destruid a la familia como cédula y nucleo de la sociedad hijos sí maridos no voilá y acaban de llorar tambien la muerte de un matacuras en Alcalá que era maestro infame los anticristos ya están aqui portando el estandarte encaramados a la coleta del Podemos catilinarias y palabras que son balas... lagrimas de cocodrilo vierten las gárgolas del furor asesino a toque de campana en los ayuntamientos y salen los funcionarios a la hora del cigarro a guardar un minuto de silencio. Zahurdas de Plutón, el cinismo puro y duro que alimenta los programas de la tele, la insolencia, la blasfemia, la desfachatez - ojo que volvieron los zelotes enarbolando banderas internacinales - torticeros de mentira, el diablo hace tabla rasa en tales tenidas, crimenes rituales, estos son crimenes rituales como en la edad media que crucificaban niños pues ahora igual el diablo se ha subido a los cajones las antenas jaleando al pelirrojo de la bolsa los dineros, cuidado, que se ahorcó... las camaras los microfonos son suyos y propalan el inicuo mensaje del 666. La víctima cualquier mujer, pero los verdugos no son esos maridos despechados furiosos de celos, aterrorizados porf tener que dormir en la calle and walk the streets o el puñetero machismo del la maté porque era mía. No esto es mucho más grave. El amor cuando se convierte en infierno portatil fulge el brillo asesino de las navajas. Eso siempre fue así. No tuvo remedio, pero ahora hay ciertas fuerzas siniestras que simulando condenandolo lo fomentan y jalean, el caso es el morbo de la publicidad y el morbo nos tiene a todos acojonados. No son esos tipos desesperados los culpables sino todas estas furcias que se han vuelto bustos parlantes. a ellos/ellas las pobres maltratadas les importan un comino, antes bien con su sangre alimentan su ego y adoran al gran cabrón infernal padre de la mentira. A estos bustos parlantes les estallará su propia bomba entre las manos, son reos de su propia culpa. Anathema sint. O. si no, el tiempo.

No hay comentarios: