sábado, 12 de noviembre de 2016

noviembre mes del tenorio





DON JUAN

 

 

 

Es en España el segundo mes más hermoso del año después de mayo junio y agosto. Es el mes de don Juan. Los bosques se visten de ocre desnudándose de su polisón dorado y en los tabladillos echaban comedias. Algunos hacíamos nuestros primeros pinitos literarios o calzábamos el coturno recitando de memoria los versos del Burlador de Sevilla. En aquel drama hay algo mágico que sobrecoge, lección de moralidad sobre la brevedad de la vida y la caducidad de los amores terrestres. Tirso y Zorrilla en esta obra realizan cargas de profundidad mucho más relevantes que el Hamlet de Shakespeare. Es un drama en el cual la cultura española se adentra en los arcanos más misteriosos de la teología católica. Va más allá del mito del donjuanismo.

 

En cualquier villa en cualquier ciudad había una representación del Tenorio en versión de Tirso o de don Juan y reverberaban sobre las plateas y los escenarios las palabras del comendador “No es verdad ángel de amor…”. Y España se convertía, horizontal y vertical, en esta meditación de la muerte en Noviembre mes de la granazón, el trigo en el sobrado, la leña en el bardal, trae un poco roñas, chiquitos, tiempo de otoño, al amor del fuego del hogar, un candil para ir por vino a la bodega, cuentos de aparecidos y todos quietos, pronto a la cama que hay que recordar a los que se fueron. Doblaban las campanas y los monaguillos antes de comenzar la misa en alta voz pedían:

 

——Digan vuesas mercedes la confesión general.

 

Noviembre mes de difuntos, rogad por las Ánimas Benditas, que Dios se lo pagará. Una calavera en mi escritorio dos velas encendidas y la secuencia del Dies Irae resonando por los rincones. Reivindicamos nuestro españolismo, nuestra Fe, nuestra catolicidad. Somos pecadores que aspiramos a la trascendencia, conscientes de que es efímero lo de acá abajo.

 

Todos tuvimos en nuestras vidas una doña Inés y hemos marchado por los caminos agitando las plumas del chambergo de don Pedro Mejía y repetimos compungidos los versos inmortales del excelso Zorrilla que murió en la pobreza:

 

——“Yo a los palacios subí, yo a las chozas y en todas partes dejé memoria infausta de mí”

 

Desgraciadamente nuestros jóvenes han perdido la hermosa tradición del Tenorio y la han sustituido por la infame fiesta del Jaloguín, un signo de que España se desespañoliza, se desespera, se descristianiza, nos volvemos tontos globales a pasos agigantes por mandato del Gran Diseño.

 

 

 

CONVIDADO DE PIEDRA ROMANCE PARA EL MES DE DIFUNTOS. NUESTRO HAMLET HISPANO cantar del folklore popular rescatado y armonizado por Joaquín Diaz

 

 

 

Por las calles de Madrid va un caballero a la iglesia

 

Mas por ver a su dama que por oír las Completas

 

Se ha acercado allí a un difunto que está en imagen de piedra

 

Le ha agarrado de la barba, dícele de esta manera:

 

——¿No te acuerdas, capitán, cuando estabas en la guerra, gobernando tus batallas, gobernando tus banderas?

 

Yo te convido esta noche a sentarse a la mi mesa.

 

El difunto que no duerme en olvido no lo echa.

 

A eso de la media noche llega el difunto a la puerta

 

Y le baja a responder un criado de la iglesia

 

——Criado dile a tu amo que el convidado de piedra

 

Que conoció en san Francisco

 

Viene a cumplir la promesa

 

Le han acercado una silla para que se siente en ella

 

Hace que come y no come

 

Hace que cena y no cena

 

——Yo te convido mañana a cenar a la mi mesa

 

El caballero asustado al confesor le da cuenta

 

El confesor le responde:

 

——hijo, comulga y confiesa.

 

Y lleva este relicario

 

Que te sirva de defensa

 

Al toque de la oración va el caballero a la iglesia

 

Ve dos luces encendidas y una sepultura abierta

 

——arrímate, caballero, ven acá no temas.

 

Tengo licencia de Dios pa hacer de ti lo que quiera;

 

Si no es por el relicario que traes para tu defensa

 

Te habría de enterrar vida aunque Dios vida te diera

 

Porque otra vez no te burles de los santos de la iglesia

 

 

 

No hay comentarios: