lunes, 4 de abril de 2016

VIVA RUMANIA


Resultado de imagen de rumania



I LOVE RUMANIA. RELEYENDO KAPUTT UN HOMENAJE EN PROSA A LOS SUFRIMIENTOS DEL CRISTIANISMO ORTODOXO

 

multimerc” “nopte buona y bona diminiata”, “Domnui” son palabras que he aprendido de los buenos rumanos que viven en Madrid. Pueblo sufrido que profesa la religión ortodoxa y habla en una lengua clara pero difícil, la de las legiones romanas que colonizaron el Mar Negro y sus orillas. Versos de Ovidio. Tristitia rerum y bollos de Pascua. Ah “frumoasele” hermosas mujeres rumanas       que portan en la frente el paño de la Veronica. Me bebo dos vasos de “tuica” en una taberna rumana junto a la iglesia del Pardillo y digo norock (salud). Norock al mariscal Antonescu y a mi amigo del alma Ovidio Tarlea el de Pyresa. En la iglesia escucho entonar al diacono bendiciendo con la cruz alzada la letanía. “Pace. Pace tuturoi. Que se vaya al draco (diablo) la política. Aquella nevada tarde de diciembre de 1989 cuando asesinaron  salvajemente al “conducator” yo estaba pegado a la radio de onda Bucarest. Aci radio Rumania. Y lloré. Casi escucho los disparos y me pareció ver su sangre derramada sobre la nieve a muchos kilómetros de distancia. El mundo empezó a cambiar y todo es diferente. Rumania tuvo su hora del Gólgota. Volvían sanedrines y sicarios envueltos en la capa inconsútil de la venganza, dispuestos a derramar sangre de ahorcados sobre los campos de Haceldama. Europa te vamos a ajustar cuentas y comenzaron por los Cárpatos donde el conducator cazaba el oso que mató a Favila.

Yo sabía que aquel golpe de estado que dio la CIA (el caso se repetiría en Ucrania, en Lituania, en Siria, Libia y recientemente en Nagorno Karabak) respondía a los dictámenes del gran diseño y que grandes sufrimientos diásporas emigración y mozas y bellas mujeres arrojadas a los puticlubs de media Europa aguardaban al sufrido pueblo rumano- nadie habla del holocausto rumano durante las dos últimas guerras mundiales. Y todo ese dolor me ha venido releyendo Kaputt esa epopeya de Curzio Malaparte donde se narran los sufrimientos y heroísmos del gran pueblo rumano baluarte de nuestra civilización latina con influjos eslavos. Viva Rumania “viechi viechi lor” (por los siglos de los siglos.) Amen
  CONTINUARÁ

No hay comentarios: