martes, 28 de junio de 2016

EN MIS TRECE. SON LOS TRECE PUNTOS DEL TALMUD

 
 
Detesto la violencia porque amo la vida y no entiendo aunque acepte la muerte porque el buen morir toda una vida honora. Los ingleses diez años de mi vida entre ellos me enseñaron periodismo y ética basado en un punto "mi país con razón o sin ella" y del Talmud (por venas españolas corre mucha sangre hebrea iconoclasta, y la risa de Israel mofandose de la estupidez humana) son los trece puntos fatídicos. Hay que tenerselas tiesas aun a sabiendas de remar contra corriente. Sigo  en mis trece era lo que le decían al verdugo los judíos camino del quemadero, mártires de la Inquisición. Hubo un papa el aragonés Benedicto XIII que se mantuvo en ellas hasta el final. Murió creyendo ser el papa legítimo. Los cardenales habían elegido a Martin V como sucesor de san Pedro pero él en sus trece, no abdicó la tiara ni resignó el cargo. Falleció en su castillo fortaleza templaria. La base calpense de Peñiscola. Roca de Israel. Los Borja eran testarudos hombres de una sola pieza. Como debe ser. Una fórmula de decir sí a la vida y condenar el odio y la muerte.

No hay comentarios: