viernes, 15 de julio de 2016

LA BESTIA DEJÓ SU MARCA 666 EN NIZA




No hay palabras para exprimir todo el dolor que sobre mi corazón se derrama esta mañana en los comedios de este mes de julio. Francia otra vez. Allí la bestia 666 ha vuelto a calcar su marca. Una hecatombe de 84 muertos de alegres ciudadanos que veían alegres e inconscientes los fuegos artificiales de la fiesta nacional gala. Sangriento catorze juillet. Las frases se me ahogan en lágrimas. Europa es el objetivo, todo un continente en la estacada. Esto no se soluciona con paños calientes ni cerrando librerías y abriendo mezquitas ni con la solidaridad de los "buenistas" ni de noticieros que machaconamente nos informan de la llegada de más migrantes rescatados en las aguas del Estrecho. Se trata de liquidar la vieja cultura cristiana. Intus est equus troianus clamo con Cicerón en sus catilinarias. El enemigo está intramuros y dentro del caballo de madera infame máquina se esconden los guerreros dispuestos a saltar sobre nosotros con sus cimitarras en este caso camiones cargados de dinamita. Europa es la ciudad alegre y confiada de los Intereses creados benaventinos, vivimos la borrachera de una falsa democracia donde unos pocos imponen su ley sobre unos muchos. Ya hemos explicado el origen de toda esta sinrazón en esta bitacora: Iraq , Libia, Siria las guerras de nuestros recientes antepasados que secundaron  politicos mentirosos y ahí están las causas. Es la era de los grandes programas y de los inicuos engaños. El diablo se rie de nuestro atolondramiento y nuestra ignorancia. Es inutil insistir. Mientras las radios garlan mensajes comerciales por la Cope y venden terapias para adelgazar, y nuestras mujeres se desnudan... guarras, se dirimen los vinculos familiares y en Madrid, corral de putos, se adora a la cruz inversa. Adoramos al santo por la pena. Yo acuso: nuestra clase política y nuestra "media" son responsables de estos atentados. Se ha lanzado una campaña para la caza y captura de los profetas que proclaman la verdad y predican en la plaza su lema: Convertíos. Metanoite. Nada de paños calientes ni minutos de silencio a mediodía ante las fachadas de las casas consistoriales. Mejor que en vez de condenar la violencia venga de donde venga que recen  tres avemarías esta mañana. Hora del angelus. A pesar de todo Vive la France.

No hay comentarios: