martes, 22 de noviembre de 2016

reflexiones de octubre en arévalo (juguete literario)


 
 
 
 
 
Reflexiones de octubre

 

Adiós montañas adiós fuentes

Adiós ríos

Adiós corrientes

Vivid sin mi siglos prolongados (Garcilaso de la Vega)

 

El rabino Capdevila, encendió una vela en el candelabro de plata de la Tradición.  Se iluminó toda la sinagoga, relucían las lámparas del Menorah y allá un rincón un sacristán rezaba por los bajo junto a los rollos de la ley que transportaba sobre los lomos un acompañante muy fornido. Los dos marcaban el paso litúrgico con unción. En seguida de llegar a Arevalo para visitar la casa de sus mayores (traía en un estuche la mohosa llave que guardaban como un tesoro desde 1492, primero en Rodas, luego Esmirna y Constantinopla, luego Amberes y después el abuelo se embarcó hasta New York) y visitar el viejo cenáculo tuvo la sensación de haber vivido aquella escena de otros pascuas y otros passover repetidos durante siglos. Siempre andaba a vueltas con el concepto de vaso de elegido y erraban por la tierra como una maldición. No había encontrado el descendiente de judíos castellanos que luego trocarían el nombre de Arevalillo por  el de Capdevila, que sonaba más catalán pues así lo quiso un antepasado que moró varios años en el call de Gerona. Por un ventano penetraba la algarabía de los tordos reunidos en concilio junto a la cornisa y la luz tajante de aquella mañana otoñal limpia y reluciente. Las viñas habían rendido su sazón. Él estaba acá, aparte de por los motivos sentimentales ya apuntados, por un negocio; iba a comprar vino incontaminado para las celebraciones del Purim. No lo hay a tal respecto como el que se pisa en los lagares de Rueda. Fue a por vino y quebró el cántaro en el camino esto es que durante degustación del mosto un cosechero inicuo lo emborrachó con mala idea. “Vamos a ver si resiste una cántara este viejo judío”. Y Al amor del traguillo vaso va y vaso bien brindis salud y de hoy en un año y que tú que lo veas perdió la voluntad y un poco la razón. Duro que te pego, brindis al sol. Aquel morapio añejo pegaba mucho más que la cerveza que servían en Manhattan pura química. Se bebió casi una azumbre en la buena compañía del sacristán de la sinagoga y al día siguiente ninguna resaca. Al contrario, gozó durante la noche cuando la noble villa de Arevalo estaba a su mejor dormir de de consuelos espirituales, proyecciones al pasado y al futuro, movimientos de telequinesia que casi le hicieron levitar. Hasta se le apareció un Ecce Homo en plena noche a aquel Justo de Israel,

Este tipo de extrañas visiones en los que se conjugaba al socaire de sus pensamientos y al aleteo imparable de su divagar –ese ir y venir de la imaginación la loca de la casa que iba y venía sin detenerse en un punto concreto pero que servía para retroceder siglos y encontrarse con personajes que habían plisado aquellas baldas y habían expuesto los jueves sus tenderetes en el mercado chico o, en contrario, avanzar hacia lo venidero y ansí se presentaban los judíos del mañana enfundados en sus antiparras luciendo a la espalda filacterias de hierro y paños de oración con fuselaje antinuclear con el que sucumbieron al segundo holocausto, la tercera salida de la tierra prometida el nuevo maná, bastaban unas píldoras para no tener que alimentarse o ir al baño. Para vivir largo hay que comer menos y cagar poquito No obstante, aquello no debía de ser normal (algunos de los más viejos temían la segunda venida y se abstenían de pronunciar el nombre impronunciable y maldito) y la posibilidad de volar como Icaro, leer los pensamientos y comunicarse con Oceanía. Bastaba con apretar un botón. Les crecieron alas en el sobaco a los elegidos. Vino otra vez a Israel la tentación de Luzbel el ángel hermoso que recorría las estrellas envanecido de su poder e instando a los nueve coros celestiales a la rebelión:

—No serviré. Soy más que dios. Lucho contra él.

—Quis Sicut deus- gritó entonces Miguel.

Se entabló entonces una batalla que duraría cien mil años. Al fin se alzó Miguel con la palma de la victoria y Luzbel el más hermoso y poderoso de los Coros sucumbió al poder de la espada miguelina. Huyó con toda su hueste a los infiernos. De manera que su séquito de ángeles bellos se transformaron en demonios perdieron todos las alas y les crecieron cuernos en la frente, gibas en los otrora bellos torsos y se volvieron zambos y bisojos. Unos pocos empezaron a hablar catalán.

Por lo demás en Arevalo se escuchaban los cantos de siempre. Una muchacha asomada a su ajimez recitaba el canto del rey Nimrod cuando el rey Nimrod al campo salía y al mirar al cielo columbró en la estrellería un lucero que le habló del que había de nacer etc.,.

Un poco más allá en el bar Luisa la biznieta de Emilio Romero, bautizado con el pomposo nombre de “Desidée”, que quedaba muy francés y tan bonico, un tratante de ganado de la Morata que acudía a la plaza del arrabal cada martes enviaba un mensaje por guasap. Las radios encendidas anunciaban una matanza que había ocurrido en la plaza de Cataluña. Habían llegado los tanques siguiendo la ruta de la caballería del Conde Duque todo igual que hace cuatrocientos años, lo mismo que hace un cuarto de siglo. Y había fusilamientos y en el call de Gerona entonaban un kadish por los fallecidos pero la vida seguía al igual que tantos años distantes y cercanos en el presente lo pasado y lo porvenir.  Nuestra jodía naturaleza no cambia. Aquí todos somos judíos. No había trabajo y el personal se alineaba en la plaza mano sobre mano en espera de la llegada de Nostramo. Por la A6 pasada la vaguada del Arevalillo pasaban los Volkswagen y los MBV a toda velocidad. Dos camioneros franceses había parado en la zona de descanso y una vieja exoneraba su vejiga al pie de un pino.

—No se preocupe vuesa merced, cague y mee tranquila y haga lo que sea menester. Ahí no la ve nadie.

Estaba la dama muy apurada venía sintiendo el trance desde Villalpando ay que me lo hago.

    ¿Usted cree que va a estallar la guerra?

    Pues no lo sé.

    —Ahora mismito venía de la sinagoga y al salir me encontré con dos moros que me miraron mal porque no iba velada. A nosotras nos gusta ir a cara descubierta. Gastamos solamente pelucas de humildad y no adobamos el rostro con afeites y maquillajes como esas cristianas que parecen putas.

—Si hay guerra pronto vendrá el juicio final y todos preparados para acudir a la trompeta del ángel que nos convoca como es ley ala, todos juntos valle de Josafat. Los malos se torrarán en las calderas de Pedro Botero.

El rabino Capdevila en absoluto se mostraba preocupado por tal extremo, sólo que le dolían un poco las muelas.

—Este diente lleva unos días dándole la tabarra

Y Esther la Gorda que era la mujer de uno al que llamaban Correviernes le recomendó al doctor de la ley que se metiese un canto de río en el bolso de la chaqueta y recitase con más fervor que nunca la “shemá”. A los dolores hay que plantarles cara no haciéndoles caso. Hermano bebe que la vida es breve.

El librero que venía desde Madrid,  Crisostomo Cuja, alias el Enagüillas—había estado en la cárcel siete años por un crimen que no cometió—se emborrachaba haciendo el recorrido libando y haciendo visita a los monumentos tabernarios del Barrio Húmedo un martes si y otro no pues decía el Cuja que al vino hay que ir con tiento no derramarás sangres pero te empaparás en días alternativos. Unos martes las cogía lloronas y otras de sus curdas tenían un carácter eminentemente político. Se ponía en el cancel de la iglesia de Santo Domingo y entonaba una Salve a la Virgen de las Angustias o rompía con su voz cascada a cantar canciones de la guerra de la independencia a voz en cuello. A Ismael Capdevila estas salidas de tono le daban mucha lastima y se alejaba por las callejuelas de la aljama, estrechas y cuajadas de oscuridad meneando tristemente la cabeza:

—Que malo es el mosto pero es mucho peor cuando la coges de cervezas- te queda como un martillo en la cabeza

—Vaya usted por la sombra, señor rabí.

El sastre Genaro le estaba dando los buenos días

 

 

 

 

No hay comentarios: