lunes, 14 de noviembre de 2016













VOLVER A ALCALÁ

 

El río Henares sus aguas fluyen los hontanares del idioma he vuelto a Complutum la ciudad española que más amo cultura perfecta empapado de recuerdos siete años después soy un jubita pero el corazón es joven voy a publicar otro libro en el que demuestro que el Lazarillo fue escrito por un segoviano el Dr. Laguna estudiante de estas aulas complutenses igual que Elio Antonio de Nebrija el doctor Ciruelo Quevedo Lope Tirso Jovellanos Lope y he visto volar su espectro por entre las arcadas del patio trilingüe de la alberca y el pozo de los filósofos he venido a prosternarme ante la tumba de Cisneros los amorcillos o angelotes que los pintores llaman "putti" cercaban el sepulcro del cardenal de la unidad flaqueado por las estatuas una de ellas desmochadas de san Isidoro san Ambrosio san Jerónimo serenidad de la muerte vestida de pontifical y al contacto con el mármol frío de Carrara ha vuelto la iluminación y el aliento de lo que más ansié en la vida. Complutum es una ciudad con alma en los patios trilingües crecen los cipreses llama vegetal mientras un muchacho en zapatillas y descamisados sin corbata y sin sotana melenudo y hablando bien inglés votante de Podemos me llama la atención por persignarme ante la tumba no están aquí sus huesos y eso que importa hijo ya sé que tú eres de la laica pero no has leído el Buscón hijo mío tienes la mente alborotada por las cláusulas soporíferas de Jane Austen nos domina el inglés y los autores ingleses pero te perdono no es tu culpa. La sombra de Cisneros nos protege y acaso te dé a ti de comer. Alcalá siete años después. El tren parecía un aduar. Le tomaron la palabra al buen arzobispo que creía en una sociedad universal y acaso multicultural pero siempre a la sombra de la cruz. Hermoso día palpitantes las viejas vivencias en la ciudad en la que fui liberado. Un misericordioso mercedario alfaqueque divino, doña Pepi, pagó por mi rescate.

No hay comentarios: