sábado, 7 de enero de 2017

CRISTO NOS HA NACIDO. VENID A ADORARLE


HOY 7 ENERO NAVIDAD ORTODOXA

 

Dios baja al mundo esta noche santa. Se esfuman las sombras y brilla la claridad de la luz. Las ondas radiales (en la Nochebuena del viejo calendario juliana las pasé en éxtasis pegado a la radio) y ahora esos gusanos virales de la Red nos traen un mensaje de paz vivificador: Dios esta en el mundo y recibí la bendición de los seis candelabros del patriarca Cirilo de la misma forma que otrora llegaron hasta mi frente a muchas leguas de distancia las del patriarca Alejo que Dios haya. El mensaje y la alocución siempre los mismos nada de encíclicas ni breves ni bulas pontificias. Es la buena nueva del ángel en Belén a los hombres de buena voluntad. Dios se ha hecho nuestro haced lo que queráis. Amaos los unos a los otros y luego esas grandiosas liturgias polifónicas de las catedrales ortodoxas donde el pueblo de Dios aguantan de pie y con una sonrisa persignándose sin cesar las dos horas que dura el oficio. Se siente la presencia del ángel cuando un diacono de voz profunda entona la secuencia de la Navidad y seguidamente un chantre (¡qué popes más jovencitos observé en la celebración de la noche buena 2017!) acomete las letanías. El sabaoth o cúpula catedralicia parecía venirse abajo en medio de la exultación de los coros. Moscú se viste de fiesta y lucen las dalmatitas las tunicelas y las capas pluviales satinadas de piedras preciosas. Es el esplendor de la casa de Dios. Es también el secreto de la iglesia bizantina que es mistérica porque la Fe surge precisamente de ese brocárdico enigmático de creer lo que no vimos. Millones de seres humanos a través del éter siguieron la retransmisión desde la Catedral moscovita del Salvador.

Xristós rasdaet. Oblazahaem yevó.

 Es la traducción latina de Cristus natus est  nobis. Venite Adoremus.

Jesús ha nacido. Venid a adorarle. Es la voz de los pastores hace más de dos mil años que sigue resonando en la tierra a través de los siglos. Nada temáis. Él está en la historia. Paz a las gentes.

No hay comentarios: