sábado, 7 de enero de 2017

VOLODIA ES UN VALIENTE QUE NO OCULTA SU FE EN EL SALVADOR Y UN EJEMPLO PARA LOS POLÍTICOS DEL MUNDO







PUTIN HIZO PROFESIÓN DE FE ASISTIENDO A LA MISA DE GALLO EN NOVGOROD

 

Vladimiro Putin celebró la Nochebuena en una iglesia de aldea del distrito de Novgorod cerca del lago Ilmen.

Gracias, Volodia por manifestar tu fe cristiana. A un español como yo el nombre de Novgorod y el Lago Ilmen no le puede dejar indiferente.

Allí tuvo lugar la última gesta de la División Azul en la gran batalla del sector de Leningrado. Diez compañías de la infantería que mandaba el general Infantes resistieron a costa de muchas bajas según narra en su libro Tomás Salvador en División 250 un libro maravilloso que recomiendo a los jóvenes.

Tomás Salvador es hoy un literato descatalogado a pesar de haber sido uno de los mayores novelistas de la pasada centuria. No importa. Es significativa la profecía que formula el gran autor palentino el "sordo de Villaba", y zumbaban por doquier los organillos de Stalin, cuando dice en el momento en el cual a causa de la presión de los ruskis inicia la retirada hacia Berlín: "un día resucitarás, Novgorod y volverán las campanas a sonar surgiendo desde el fondo de las aguas del lago Ilmen y se escuchará el canto de un diacono anunciando la Pascua".

Creo que el presidente ruso ha dado cumplimiento a ese misterioso augurio. La buena literatura es profética. Rusia se ha convertido en una nación cristiana y su líder es un poco el adalid de nuestra Fe porque en el Oeste los creyentes andamos envueltos en la confusión. En los templos atestados de fieles suenan las campanas se encienden las velas del iconostasio y suben nubes de incienso hasta las bóvedas.

No sólo me congratulo por el buen gesto de Vladimir, el mejor estadista hoy en el mundo sino por la profecía de Tomás Salvador. Me anego en la prosa maravillosa de este escritor castellano que pasó casi toda su vida en Barcelona, falangista perseguido y que murió en la pobreza.

Y es que Dios escribe al derecho con torcidos renglones.

Tengamos esperanza. Obama se va con el rabo entre las piernas. Su buenismo ha sido vencido y viene Trump. Esperemos que este Trump no sea otra trampa.

No hay comentarios: