sábado, 4 de marzo de 2017

LOAS AL SILENCIO
 


Sile et psalle. Calle tu boca y la lengua alabe al Señor. En el coso taurino del mundo se torea a voces y con tanta algarabía no puede lograrse la concentración. Dios majestuoso mora en la quietud de los paisajes y se sienta a contemplar su creación desde las cumbres de las montañas. Satanás prefiere el bullicio de las tabernas y los nuevos burdeles mediáticos que son algunas cadenas de televisión pues en ella hace su avío. El silencio de los místicos es una forma de santificación, limpia el corazón alejándolo de las pasiones. Guarda tu lengua es el primer consejo que el staretz da en los monasterios rusos a los novicios que se preparan para escalar la empinada cuesta de la mortificación. Canta pues y prorrumpe en alabanzas era la fórmula mágica de los padres del yermo. San Pacomio escribe su regla monástica haciéndola girar en torno a ese principio como contraveneno del mundanal ruido. Dejen parlar a las cotorras.







No hay comentarios: