martes, 23 de agosto de 2016

releyendo el quijote este verano


CERVANTES CONTRA EL ISLAM Y EL JUDAISMO. EL QUIJOTE LA NOVELA DE LA CATOLICIDAD

 

"Bien es verdad -dice Sancho poco antes de tomar posesión de la isla Barataria- que tengo mis asomos de bellaco, pero todo lo cubre y lo tapa la gran tapa de simpleza mía: que es creer como creo en lo que nos enseña la Santa Madre Iglesia Romana y ser enemigo mortal de moros y judios, debían los historiadores tener misericordia de mí y tratarme bien en sus escritos".

En otro pasaje el gran don Miguel que recuerda los baños de Argel y sus prisiones en Istambol cautividad de la que fue rescatado gracias al heroísmo de un alfaqueque, un fraile de la Merced de Arévalo que se puso en su lugar en el cautiverio, tema de su comedia Los Baños de Argel, y regresa el pobre repatriado enfermo y sin un cuarto a Cartagena, se deshace en alabanzas a Felipe III que en 1610 aprueba la expulsión de los moriscos con esta frase:

—Gallarda resolución de inspiración divina de Su Majestad el Rey Nuestro Señor el Tercero de los Felipes.

Muy distinta es la España de las fechas en que se publica el Quijote (hay situaciones en las cuales la prudencia política manda ser imprudentes y determinarse a actuar con curas de caballo no a base de paños calientes, atajando la cuestión de cercén y no poniendo velas ni flores ni ositos de peluche al pie de las tumbas de los degollados por el furor ismaelita de las cimitarras) con la España de Felipe VI.

Ahora todo son encajes de bolillos.

Me entrego con melancolía en estos días sangrientos de julio a la lectura de Don Quijote de la Mancha mi libro favorito y entiendo mucha razones y recibo muchas respuestas a los misterios del alma humana. Sancho el bueno Sancho, Sancho fiel, llora como un niño cuando se reencuentra con su rucio perdido. Mientras don Quijote, divino loco, cabalga en su Rocinante lleno de mataduras y famélico por falta de pienso. No sé yo cual de los dos personajes está mejor perfilado y guarda un mayor carisma. Ambos cabalgan compañeros eternos por las rutas de Sierra Morena y entran en la Cueva de Montesinos. Se entregan a la libertad del vagabundaje vida austera de yantares parcos el Caballero de la Trise Figura y su escudero —"hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más de vaca que de carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes y algún palomino de añadidura los domingos"— con un tiento a la bota de clarete, si a mano viene.

Sancho regoldaba ajos y cebollas y adobaba la conversación de infinitos refranes y su amo le reprochaba su afición.

En el Quijote no hay paisaje. La naturaleza se sobrentiende. Cervantes es un miniaturista que hace un retrato de las costumbres, los trajes, el mobiliario de la época. Hay ese encanto y pasión por la vida y por los libros. Dice Merejkovsky (los rusos son los que mejor han sabido leer e interpretar al Quijote) que es la gran novela del catolicismo de la contrarreforma cuando alboreaba una época de libertad de culto y pensamiento.

Al despotricar contra los libros de Caballerías se rinde culto a la edad Media. Desde el Quijote los españoles somos un pueblo vagabundo imbuido de saberes librescos.

Pero esta reciedumbre de cristianos viejos no coarta la habilidad cervantina para plasmar una sátira contra el poder civil o eclesiástico. Esta novela es una defensa del pobre y del derribado, escrita desde la tolerancia y la resignación.

"Con la Iglesia hemos topado Sancho". Se aventura a criticar alguna de sus prácticas piadosas como son las peregrinaciones a Compostela. Verbigracia, cuando Sancho encuentra a Ricote aquel morisco de su pueblo que regresa a España después del decreto de expulsión disfrazado de peregrino y le cuenta que eso de las peregrinaciones era una mina. España siempre fue un cuele. Esto no es el Departamento de Aduana de los puertos de entrado a los EE.UU donde te hacen infinidad de preguntas registrándote hasta los calzoncillos, donde al viajero le cunde la impresión de estar llamando a la puerta de un Reich, el del lazareto de la isla de Ellis.

Los romeros se hacían ricos con las limosnas que la credulidad cristiana entregaba a estos bribones. Y cargar en España para descargar en Flandes. Los moriscos habían montado una oficina de recaudaciones en Paris.

El dinero que sacaban de las colectas lo enviaban a Argel para armar la flota de los piratas berberiscos que asoló la costa levantina desde tiempo inmemorial.

El Quijote es un vademécum para entender la vida desde la clemencia y cierto humor resignado con un estudio psicológico de la conducta humana que nunca varía en el tiempo.

No se trata de una novela perfecta sino de un libro genial.

Don Miguel dejaba correr la pluma al desgaire y a veces no se acordaba de los nombres.

Hay descuidos que no pueden explicarse  sino por el desdén que sentía el autor por su tarea (para Cervantes el Quijote fue como un divertimento pues creía que lo firme de su obra estaba en su teatro, en sus poesías o en los Trabajos de Persiles, que son más flojas.)

De manera que cuenta cómo el galeote Ginés de Pasamonte tras ser liberado por don Quijote roba el asno de Sancho, con gran disgusto de éste por la perdida de su compañero de ruta. Capítulos adelante, el rucio vuelve a escena sin más y sin que el autor nos dé explicaciones de cómo ocurrió esto. Asimismo, en la primera parte dice que la mujer de Sancho se llamaba Mari Gutiérrez y en la segunda Teresa Panza, según el gran estudioso de la obra cervantina, el crítico francés Luis Viardot. Tales mermas sin embargo no empañan el lustre de un libro tan maravilloso valedero para todas las épocas y para la mente de la humanidad de todos los tiempos. Al volverlo a releer, siento el consuelo y el orgullo de ser español.

 

 

No hay comentarios: