lunes, 24 de octubre de 2016

Gustavo Bueno era un tonto en todas las filosofías, un gilipollas de alubión. La historia le ha puesto en su sitio como a Ortega. Abajo los intelectualoides y viva la inteligencia

No hay comentarios: