domingo, 4 de diciembre de 2016


Marqués de santillana. Refranes que dicen las viejas tras el fuego.

 

 

Llegó diciembre y me quedó trashoguero. En la lectura del autor de las serranillas encuentro los refranes, dichos, caídas y apotegmas que me retrotraen a los años de mi infancia. En Asturias llamanbanse esfoyazas y en castilla filandones las veladas del invierno. Es un contexto de literatura oral que conforma un verdadero tesoro paremiológico de la lengua castellana como asimiladora de las otras lenguas ibéricas: bable, alto aragonés, gallego, catalán y portugués. Reflejan estas sentencias la sabiduría popular de una sociedad campesina pero a pesar de sis más de 700 años de antigüedad particularizan los problemas y acaecimientos del ser humano de todas las épocas. El alma, las situaciones y los conflictos no cambian, cabalgan sobre el lomo de las olas, se mantienen enfiestas o hiniestas sobre el vaivén de las generaciones.

El rey Juan II padre de la reina católica le mandó a Iñigo López de Mendoza marqués de Santillána que hiciera una recapitulación de estos refranes y el señor de Buitrago, señor de la guerra pero también gran humanista, las redactó en un libro publicado en Sevilla en ca Jacobo Cromberger. Se trata de un incunable que perfilan la figura de uno de los grandes poetas europeos de alma renacentista. Los aforismos o retraheres formulan aspectos incontestables del humano vivir.

Mientras fumo mi pipa y se oculta el sol por los riscos de la Sierra del Viento saboreo las viejas consejas que han tenido variantes a lo largo de los siglos. Por ejemplo, “a consejo ruin, campana de madero”. Otra versión es la de “a palabras necias, oídos sordos”

“Acertole Pedro a la cugujada que el rabo lleva tuerto”. La cogujada es la alondra, el pájaro primero que anuncia el día, antes que el ruiseñor. Recordemos en Romeo y Julieta Shakespeare lo pone en boca de Romeo cuando le dice a su adorada que aun queda tiempo para alargar la noche de amor.

-It is the lark

-No. It is the nightingale.

El ruiseñor o golorito pone fin a las veladas de pasión. La alondra con su canto sólo anuncia el fin de las sombras.

“A ruin mozuelo ruin capisayuelo". O debajo de una pobre capa hay un buen bebedor.

“Alza el rabo rucia que se van los de Olmedo”, esto es que pasó el peligro. Olmedo hubo fama de ser punto de congregación de valentones matasietes, gente de guerra.

“aína nada faremos sin un pandero”. Se conoce otra que describe los usos y costumbres de las aldeas: “no hay cena sin tamboril ni boda sin pandero”.

“Beato quien tiene, majarrón o vagabundo” o un gran o no hace granero pero ayuda a su compañero la economía y el ahorro estaba presente en el ánimo de nuestros ancestros.

“Beata con devoción, tocas laxas y el rabo ladrón. “Beso pon que beso quites” y el que quita y nada pon pronto llega al fondón. Y este refrán precioso por su delicadeza “Bien sabe la rosa en qué mano posa”. “Comadre andariega, do vo vos fallo” y “becerrilla mansa mama a su madre y a la hoje” o del agua mansa me libre dios que de la brava me guardo yo. “creedes en dios?… encinta es la grulla y no lo sabe el puerco. La religión es un asunto privado y personal. “Del pan de mi comadre buen zapico a mi ahijado”. La gente es generosa con lo ajeno. “Mía no es la farina. Muela quienquiera".

Y este un poco machista; “de mala mulier dios te guarde, de la buena non fies nada. “De rabo de puerco nunca buen virote” o “de padre gatitos hijos michines”. “do viejos no andan, cuervos no andan”. ¿Dó eres, ome? De la aldea de la mi Müller” o tiran más tetas que dos carretas. El lobo el domingo nunca va a misa. El viejo en su tierra el mozo en la ajena mienten cuanto quieran. Echa otra sardina que un ruin viene. Fui del perejil y nasciome en la frente, o salimos de Málaga y entramos en Malagón. Huelga, viejo, que bien pacen tu asno. Fadas me hicieron negra que yo blanca era. Es una versión del sangre “nigra sum sed phormosa, fialiae Jerusalem”. Guarte dessa, lagarto coxo. Fallado avedes, viejo, la gritadera. Juras de tafur passos son de liebre. Judio fa tahabula (maula) si perdiste la mula. La muller e la sardina de rostros en el fuego o la Müller y la sardina pequiñina pero tambien la mujer la pata quebrada y en cas. La tierra que me sé por madre la he, o no eres de donde naces sino de donde paces. La pascua del aldeano la barba fecha y el tejuelo en mano o a dios rogando y el mazo dando. Malo verná que bueno te fará o bien vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. Mete el gallo en el muladar que saldrá heredero. Más valen coces de monje que falagos de escudero. Mal que no te sabe tu vecino, ganancia te es. No conviene hablar mucho de sí mismo. Habla despacín no te oya el tu vecín. Malhaya el romero que dice mal de su bordón. El marido lleva la artesa y yo el cedazo. Cuernos. No creas en cielo estrellado ni en rabo mal vezado. Ni voy ni vengo pero cual seso tuve la cabeza tengo, no son todos omes los que mean en la pared. No cabíamos al fuego y parió mi suegra. Ojo al marear que relinga la galga o paso corto vista larga y ojo al cristo que es plata. Piedra movediza no la cubre moho. Madera castañiza ni fuego ni ceniza. Oveja que bala bocado que pierde. Por demás la xítara en el molino si el molinero es sordo. No se hizo la miel para la boca del asno. Quien no sabe de abuelo no sabe de bueno. Por mas que me digades mi marido es el pastor. Cuando cae la vaca aguzan los cuchillos. Ruin con ruin que asi casan en Dueñas. Si queredes aprender a orar entra en la mar. Tras que la novia es tuerta pegose la malfaldada o malhadada. Alma sola ni canta ni llora. Uno muere de atafea y otro la desea, o puede mas el uello que el butiello.  Bien canta Marta después de farta. Viene de la huesa y pregunta por la muerte. Viose el perro en bragas de cerro. No hay que meterse ne camisas de once varas. Yo que me callo piedras apaño. Zorros en zorrera el fumo los echa fuera.

Un examen de estas sentencias nos harían pensar que parecen escritas en bable, que es el genuino castellano, el origen sin la j y la vocalización de la L latina y el umlaut de la F que luego se convierten H. Llevaría entonces razón el profesor Alarcos en sus conclusiones sobre los ascendientes de la lengua disgresiones políticas aparte pues la ciencia filológica tiene que ver poco con las manipulaciones banderizas de un grupo de ignorantes que nos quieren demostrar que lo negro es blanco y ya llevan bastantes años en su catequesis deletérea haciendo comulgar a las nuevas generaciones con ruedas de molino. Recomiendo a los jóvenes españoles que entren en estos territorios de la ciencia y lean a este maravilloso autor y den de mano a Muñoz Molina, Vargas Llosa  y a otros epígonos de esa empanada mental con que se ha educado a las nuevas generaciones metiéndoles en la cabeza ideas sin fundamentos. Será peor para ellos, se convertirán en lumpen y gente mentalmente pobre y físicamente en el paro. Son dominios imparciales donde reina la serenidad, la imparcialidad y nunca el despelote de algunos desmelenados cursis. Vuelvo a encender mi cachimba, doy algunas pipadas y revuelvo un tuero de la chimenea con el hurgón y la badila y pienso en que la fruta está al caer porque a zorros en zorrera el humo los echará de la madriguera pues no hay mal que cien años dure. Tarde de otoño. Se escucha el rumor de las olas estampándose contra las restingas de los recifes.

No hay comentarios: