lunes, 22 de agosto de 2016

SASTRES VIENEN AL INFiERNO VAMOS


SASTRES VIENEN

Antonio Parra

“Sastres vienen al infierno vamos”. Quevedo que era tan renco como lenguaraz y es un gozo leerlo reservado a los estoicos  como el que suscribe para entender la desesperación del mundo aguza sus dardos hacia el honorable gremio de los alfayates a los que odiaba tanto como a los taberneros pero un poco menos que don Luis de Góngora aguza su sátira contra los golilleros del jaboncillo las tijeras y el acerico prendido en la manga. Será lo que tase un sastre. Pues eso. No hay ningún hombre grande para su ayuda de cámara.

Nos tienen tomadas las medidas y saben mucho de las imperfecciones de nuestra percha y yo tengo una que es la desesperación del corte y confección pero mi amigo Genaro el hombre y su hermano Alejandro que regenta una sastrería en a Arévalo y son familia de los Seseñas – nadie sabría hacer una pañosa con tanto cuido y perfección- que debe de ser de las más antiguas de Castilla la Vieja hacen lo que pueden. Lo suyo era el traje talar de los obispos las buenas pellizas y hasta los mandiles de fregatriz sabían confeccionar. Han estado vistiendo  de la Edad Media para acá a media comarca de las Morañas.

 ¡Ah aquella pana- la pana de Sabadell ya nos se fabrica, duro hablar del estatuto prostituto pero los catalanes no mandan retales sucumbiendo en el sector textil a la competencia de los chinos- de los labrantines de mi mocedad cuando un traje era para toda la vida o al menos habría de durar unos cuantos años resistentes para ir a arar o la camisa de percal para los días de fiesta cuando se gastaban pues un remiendo que la labranza no daba para más! Zurcir coser y bordar y ¿qué más? La aguja y el hilo el tijerón a mano para cortar y una cantinela “tanto que sabes coser tanto que sabes bordar y me has hecho los pantalones con la bragueta pa atrás” y buena semana te dé el Dic que entonaban los sefardíes en las aljamas pues era profesión ejercida mayormente por los judíos.

Que “para sastres Hervás donde judíos los más” y otro dicho competente: “el sastre de Sacramenia se santigua del revés y da la venia” “con el de Cantimpalos salimos a palos” y el de “Campillo cose de balde y pone el hilo” “esto es coser y cantar sí, sí, coser aquí y cantar en la iglesia”. Bueno va.

El mostrador de Genaro es un poco el referente social de las generaciones que pasaron por la villa y siempre que me voy a probar me hago la misma pregunta. ¿Será este el último que me hagan? ¿Cuántos afeitados me quedarán? Así que acudo a esta tienda arevalense pues es para mi un lugar entrañable al recordar las tertulias de rebotica y las parrafadas que echábamos cómo arreglábamos el mundo o cómo nos contábamos cuentos con cierta prevención. Ya digo tengo un cuerpo que es la desesperación de los sastres. Las chaquetas del Corte Inglés me pingan y los pantalones quedan pesqueros o les sobra pernera y por abajo un dobladillo de más. A un sastre no le engañas jamás. Son gentes acostumbradas a trabajar con la verdad de nuestros pobres cuerpos que se han de comer los gusanos. Su intuición les lleva al perfecto conocimiento de nuestras glándulas saben de que pie cojeamos.

Ir al sastre es como pasarse a recoger unos análisis. Genaro me rodea con el metro de plástico los cuadriles y no me abarca casi. En mi frente unos pelos de menos o más canos que la otra vez y en la cintura unos centímetros de más. Has engordado. La buena vida. De la danza sale la panza. ¿Y todos esos lechones que te metes en la “Pinilla” regados con el vino de las Morañas, eh, eh? No me fastidies, Genarín a mí lo que me engorda es la mala leche. El ir contra corriente vivir con la conciencia tranquila pero sometido a la hostilidad de esas milanas del estrado cuyos ojos me apuntan cuando entro a trabajar como dos fusiles detrás de un parapeto.

 ¿Qué habré hecho yo para caer tan mal a la gente? ¿Ser gordo? Los gordos nos hemos convertidos en una especie marginal el lumpen hostil al cual esta sociedad tan injusta y descomedida para lo que le conviene aunque para otras abre la manga ancha le ha declarado la guerra al tejidos adiposo. Nosotros no tenemos la culpa pero nos hacen culpables de nuestros kilos de más, de ser un poco ventripotentes de aspecto y afligidos de prolepsis o ptosis crónica que es como denominan los endocrinos a nuestra enfermedad.

 El otro día al pasar por cierta puerta mis mollas quincharon una falleba del arco de seguridad y se dispararon las alarmas. La securata vino hacia mí hecha una euménide y sin llegar a deterneme me trató como si fuera un criminal. Señorita fue sin querer pero a estas furias de Prosegur no les valen razones. Están ahí para vigilar no frente a un ataque externo sino a los de dentro. 1984. you are being watched. Estás siendo observado. Una red de espionaje que se extiende por toda la ciudad.  La han emprendido con los fumadores y ahora puede que les toque el turno a los que somos víctimas de nuestra propia grasa. Proponen un mundo feliz y bajo el control de los securatas una especie de policía paralela.

 Cámaras por los pasillos, chivatos de observación hasta en el retrete. Una historia rocambolesca. Saltó la alarma pero yo también  si me hubiera dejado de llevar por el temperamento le hubiera dicho cuatro frescas a esa guardiesa de Auschwitz y hubiéramos salido en los periódicos. La violencia subliminal y la desconfianza y ese afán de hacer la puñeta al otro de derribarle de acosarle conduce a lo que tenemos por ejemplo a ese fulano de Correos que por Reyes la emprendió a tiros con sus compañeros otros securatas y que no me  venga con monsergas cantamañaneras  don Pérez Abellán y los gaceteros del Caso que parece que se refocilan en la escopeta nacional y que quieren convertir esto en una especie de Puerto Urraco a lo bestia creyendo que este malestar es un hecho casual. No, señoriíto, está inducido por el sistema. Luego dicen que hay tanto loco y tanta violencia laboral. Eso es una aberración. Aquí se habla de los efectos pero nadie se pone a escudriñar las causas.

 Pues habrá que tomar medidas. Eso es lo que venimos haciendo desde que don Adolfo Suárez que también es buen cliente de esta casa donde yo me visto – pobre Adolfo, ponte bueno- se marcó la frase de puedo prometer y prometo y después instauró la Transición y nos colocó en el limbo. De ahora en adelante todos cabos primera. Sí, sí tomar medidas. El sastre me da otra mala noticia; no sólo han aumentado mis caderas sino que también las nalgas  las tengo con más rumbo en  el último lustro que es el tiempo que a mí me suele durar un terno. Vaya por dios.  Mientras mi amigo el sastre de Arévalo no me ponga motes y me llame Paca la Culona como decía el general Queipo de Llano del General Francisco Franco no va del todo mal la cosa pero habrá que tomar medidas, ponerse a régimen y apretarse el cinturón una vez más. ¡Qué sé yo!

27/04/2006
 
 
 

No hay comentarios: