domingo, 12 de junio de 2016

tranquilidad, presencia de animo y paz interior con libertad para llegar a viejo


CUMPLO 72 Y ME MARCO UNA AUTO ENTREVISTA

 

▬¿Qué se siente, don Antonio, al alcanzar edad provecta?

—Enorme satisfacción. Doy gracias a Dios y esta vida que me dio por la intercesión de San Antonio y de María Auxiliadora? Otros no llegaron a los 72. Los ángeles rusos están cantando el "Akathistos", un himno a la Virgen que ha de cantarse de pie, según los cánones griegos. Hay que dar un paso al frente.

Acabas de publicar un libro "Corresponsal en Londres"

—Es mi mejor novela. Hurgo en los cajones de la memoria y trato de contar una historia sobre la vida en Londres en los tiempos de la movida de los 70. Ser periodista y escritor significa ser capaz de contar una historia. Si no lo sabes hacer, mejor dedicarse a otra cosa. Y yo me dediqué a juntar palabras negro sobre blanco y no creo hacerlo mal pues no valgo para otra cosa. Llevo cincuenta años en esa demanda.

—¿Qué recuerdas de aquella Inglaterra en la que viviste nueve años?

—El hambre y la pasión del amor que pasa por la vida del hombre una vez en la vida. También, algunos personajes insignes que conocí y entrevisté Sir Alec Douglas Hume, Eduardo Heath, Harold Wilson, Ian Praisley aquel norirlandés que parecía un personaje de las guerras de religión que plagaron Europa en el siglo XVII. Golda Meir que me dijo en una entrevista que para los judíos España no era un país cualquiera sino algo especial. Y por supuesto a don Manuel Fraga. En la embajada, en medio de grandes coctailes, saraos y conferencias se urdió la transición. Yo asistí impávido a aquellos hechos. Fui testigo de cargo del advenimiento de una nueva era en España y en el mundo. Recuerdo sobre todo la tristeza de Londres del de Año Nuevo de 1973 cuando el Reino Unido se adhirió a la CEE. Muchos británicos se oponían al "Brexit" y he aquí que ahora como una serpiente de verano el monstruo vuelve a aparecer. Me acuerdo de un segoviano ilustre José Antonio Plaza que era el corresponsal de TVE. Todo un prócer y un pionero de las informaciones por televisión. Luego en Nueva York sería compañero de otro paisano eminente, Cirilo Rodriguez, de quien podría contar anécdotas. Era un crack. Londres fue la gran fiesta de la transición. Aquello parecía una romería de políticos, hombres de empresa, periodistas, escritores, artistas. No hay que olvidar que la guerra de España se financió desde la City. ¿Quien puede olvidarse de aquel avión "Dragon Rapide" que voló, con instrucciones del Foreign Office, desde Heathrow hasta Canarias donde Franco inició la sublevación?  Acto seguido, el eje de operaciones se desplazó a Nueva York. Yo asistí a las conferencias que dio Santiago Carrillo en Harvard y a las estancias de don Juan en Washington invitado por el Departamento de Estado. Me cupo la suerte de oficiar de testigo excepcional de aquel cambio y mis archivos acumulan al respecto no poca información. Y la información es poder. El caso parece repetirse en la España de hoy pero algunos no saben por donde se andan.

Naciste en Segovia.

—Sí en la calle san Valentín número 4, Arco de san Andrés, Puerta del Socorro, al pie de la muralla donde había un sillar de granito en el que ponía Iuvenalis Decurio. Eso me marcó hacia la latinidad.

—¿Qué recuerdas de la infancia?

—El olor de las calles alfombradas de romero el Día del Corpus, aquellas procesiones, el sol de los veranos, las casas torreadas como la del Marqués de Lozoya, los soplillos y el vinillo que nos daba el cura por las catorcenas en Santa Eulalia. También recuerdo a personajes inefables como Mariano Conejo y Puchero el pintor que tenía un estudio y un puesto de cacahuetes en el Portalón y al machacante de mi padre que venía del cuartel con un saco cargado de chuscos y luego los repartía entre todo el vecindario de la Casa de la Troya: esto es san Valentín número 4. La mayor parte eran refugiados de guerra. Recuerdo el hambre y el perdón y los paseos en el seminario camino de Baterías donde íbamos en fila de tres a jugar al balón haldeando nuestras becas y sotanillas de curillas en agraz. Segovia me marcó con hierro profundo. Todo ese mundo segoviano que se fue para no volver aletea por las páginas de mis escritos. Son la mina de la cual extraigo el mineral de mis libros. Escribir es transcribir la niñez.

—¿Acta est fábula?

—No aún no. Me siento pletórico de fuerzas y, si Dios me da vida, pienso publicar otro libro sobre mis andanzas por América. Disfruto de mi "vejentud" y he aprovechado la jubilación para escribir lo que me dé la gana. Soy un "slinger", un "freelance" un francotirador que "paqueo" la actualidad a modo. Soy un ser libre, por más que tenga que auto editarme igual que el "Caballero Audaz" aquel escritor segoviano cuyos textos están descatalogados y que de todo punto recomiendo.

Al terminar la entrevista los ángeles rusos siguen cantando por Internet. Un diácono de voz melodiosa bajo profundo dirige las letanías. Pese a todo, vivimos un mundo maravilloso.

—Gracias a su merced, don Antonio. "Ad multos annos"

—Y usted que lo vea

 

N DE LA R: "CORRESPONSAL EN LONDRES ESTÁ A LA VENTA EN LA LIBRERÍA DE DON FUILLERMO HERRERO LIBRERÍA CERVANTES CALLE REAL NUMERO 14

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios: